Derechos, Deberes y Responsabilidad del perito

I. DEBERES:
1. El deber fundamental del perito es el de elaborar y emitir el dictamen que se le solicita.
A este respecto, esta obligación fundamental se concreta en:
1.       Actuar conforme a criterios y principios vigentes de la ciencia o técnica adecuada.
2.       Interpretar de forma objetiva los hechos o cuestiones que se traten para la  elaboración del dictamen.
3.       Reflejar fielmente en el dictamen el resultado objetivo de las pruebas, análisis o estudios realizados.
Con respecto a este tema, existe la obligación de prestar juramento o promesa de decir verdad y de actuar con la mayor objetividad posible, tomando en consideración tanto lo que pueda favorecer como lo que pueda perjudicar a cualquiera de las partes, así como manifestar que conoce las sanciones previstas en caso de incumplimiento de este deber.

2. Si es llamado a ratificar el dictamen en juicio, tiene el deber de comparecer en el día señalado, salvo que le resulte imposible por causa mayor y esta sea aceptada por el juez.

II. DERECHOS:
El derecho fundamental de perito es cobrar sus honorarios por la elaboración del dictamen y su ratificación en juicio.

¿Quién paga esos honorarios?:
1. Si el perito es designado por una de las partes se establece una relación privada conforme a la cual se estipularan los honorarios y su devengo.
2. Si el perito lo designa el juez a petición de una de las partes, será a costa de quien lo haya solicitado. Si la solicitud es de ambas partes, el abono de los honorarios corresponderá a ambas partes, por partes iguales, sin perjuicio de lo que pudiera acordarse posteriormente en materia de costas.
3. En el caso de que las partes gocen del derecho de asistencia gratuita, se estará a lo establecido en el artículo 6.6 de la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita. En este caso el cobro de los honorarios suele transformarse en un largo proceso. A estos efectos el perito debe llevar a cabo una previsión del coste de la prueba y su remisión a la correspondiente Gerencia del Ministerio de Justicia para su aprobación.
  
III. RESPONSABILIDAD:
El perito puede incurrir en responsabilidad civil o penal, al margen de la responsabilidad disciplinaria que pudiera resultarle exigible.

1. Responsabilidad civil:
El perito es responsable de los daños que cause a cualquiera de las partes o a terceros como consecuencia de culpa, negligencia o ignorancia inexcusable en el acto de emisión del dictamen.
No surgirá esta responsabilidad porque el juez no admita su criterio o por perder el juicio, sino por no haber actuado conforme a la “lex artis” o lo que es lo mismo, por mala praxis o por no haber presentado a tiempo su dictamen. Además, debe quedar probado que se ha producido un daño o perjuicio como consecuencia directa de sus actos y que existe una relación de causalidad entre la acción y el daño, para lo cual es necesario que el juez refleje en la sentencia que ha tomado como base ese dictamen y que es determinante para la sentencia dictada.

2. Responsabilidad penal:
El perito puede incurrir en acciones constitutivas de infracción penal en los siguientes casos:

Falso testimonio: siempre que faltaren a la verdad maliciosamente en su dictamen.
Alteración de la verdad: cuando, sin faltar sustancialmente a la verdad, la alteren con reticencias, inexactitudes o silenciando hechos relevantes que fueran conocidos por él.
Cohecho: es de aplicación a los peritos en cuanto, en el desempeño de sus funciones, ejercen una función pública.
El perito deber ser extremadamente prudente en el desarrollo de su actividad y en la forma de redactar el informe, para evitar caer en cualquiera de las situaciones antes descritas.

También debe cuidar las expresiones o juicios relativos a  hechos o conductas ajenas que puedan ser objeto de faltas deontológicas o incluso de delito de injurias o calumnias sancionables en vía penal.


Además de los temas citados, hay que considerar la importancia de saberse mantener en todo momento dentro de los límites de su función y del objeto del dictamen, absteniéndose de calificar conductas o imputar responsabilidades: estas son funciones exclusivas del juez.